PAH granollers

Plataforma Afectats per la Hipoteca


Deixa un comentari

Una acción de las PAH fuerza al Banco Santander a abrir negociacions colectivas sobre sus hipotecas

Imatge

El martes 30 de Julio las Plataformas de Afectados por la Hipoteca de Catalunya, en una acción conjunta, ocupamos la oficina del Banco de Santander de Paseo de Gracia junto a la Plaza de Catalunya de Barcelona.

El objetivo era forzar al Banco de Santander a negociar daciones, condonaciones y alquileres sociales.

Hasta este momento las negociaciones no habían avanzado lo suficiente y el banco, uno de los más duros en el presente, no había respondido adecuadamente a nuestras peticiones.

La acción fue muy bien, adecuadamente preparada y coordinada, y masiva. Dela PAH de Granollers hubo bastantes asistentes.

La jornada fue tensa con altibajos. Primero parecía que se podría conseguir las peticiones que les formulábamos (parar subastas y desahucios, interlocutor con poder de negociación real y revisar el protocolo de negociación, todo por escrito). Luego, silencio.

A la hora del cierre cambiaron el tono diciendo (la dirección de Madrid) que no se podían aceptar nuestras peticiones. Nuestra determinación de quedarnos en la entidad hasta conseguir lo que pedíamos forzó una solución unas dos horas más tarde. Tenemos teléfonos de interlocutores con poder de negociación y el día 8 de agosto nos reuniremos con ellos para presentar unos primeros 100 casos y establecer el protocolo de negociación.

Anuncis

BBVA accede en Granollers a la dación en pago de Guido Moreira

Deixa un comentari

Imatge

Guido proclama su victoria y luce la camiseta verde de STOP DESAHUCIOS al salir de la Notaria donde se ha firmado su dación en pago.

Una deuda hipotecaria superior a 300.000 euros se ha disuelto para Guido Moreira gracias a la operación de dación en pago que la PAH de Granollers ha podido negociar las últimas semanas con los responsables del BBVA.

La accion de las PAH de Catalunya ante la sede del BBVA en la ciudad de Sabadell, el pasado 21 de junio, abrió nuevas vías de negociación, hasta entonces muy raquíticas.

En la PAH Granollers se priorizaron los casos a negociar en esta nueva etapa y el de Guido y su familia es el primero en llegar a buen puerto, con la firma de la dación en pago, esta mañana en una Notaría de Granollers.

STOP HIPOTECA per als Cobaci, i amb lloguer!

Deixa un comentari

554870_275112162629730_528564596_n[1]

Un lloguer mensual de 300 €, amb un contracte per a 5 anys, en el mateix pis de Granollers  on ja vivien fins ara, el mateix pis que tenien hipotecat amb La Caixa (CaixaBank) i que ha estat prèviament comprat davant Notari per la mateixa entitat financera , ha estat la solució que li dona una nova oportunitat a la família Cobaci.

Aquest company de la PAH pot respirar ara, amb el nou panorama en qüestió d’habitatge que s’obre per a la seva família.

Cal tractar, ara,  amb l’Ajuntament de Granollers la liquidació que es pugui generar d’impost de “plusvàlua”, com  a conseqüència de l’operació.


Deixa un comentari

“Ara som ocupes a la nostra pròpia casa”

Javier Ramos i la seva dona se senten amb el "dret moral" de tornar a la casa d'on els van desnonar el setembre del 2011.

Javier Ramos i la seva dona se senten amb el “dret moral” de tornar a la casa d’on els van desnonar el setembre del 2011. FRANCESC MELCION

ARA

MARIA ORTEGA 

Granollers | Actualitzada el 28/07/2013 00:00

Tornen a estar a casa seva. Al pis que, el setembre del 2011, van haver de deixar pràcticament sense temps de fer maletes després de l’ultimàtum judicial. Desnonats. Al principi, aquesta consideració els avergonyia, els feia pensar que alguna cosa no havien fet bé. Però ara Javier Ramos i la seva dona, la Cecília, han decidit canviar les coses. Se senten “víctimes d’una estafa” i amb el “dret moral” de tornar a habitar la casa que el banc els va prendre després de dos anys llargs de no poder fer front a les quotes de lahipoteca. “Vam intentar negociar fins a l’últim moment i ara el que volem és pressionar perquè ens ofereixin un lloguer social”, expliquen. Una gran ampolla de cava espera al menjador -encara ple de maletes i caixes a mig buidar- el dia que arribi aquesta notícia. La que, diuen, els ha de servir per poder mirar endavant. “Ara som ocupes a la nostra pròpia casa”, expliquen.

El canvi de xip l’han fet de la mà de la Plataforma d’Afectats per la Hipoteca (PAH) de Granollers, de la qual el Javier és cofundador, i del seu projecte d’obra social . Tenien l’evidència que el seu pis, tot i els mesos que ja havien passat des del desnonament, continuava buit. Tal com el van deixar. De fet, com explica el Javier, a principis de juny, quan va prendre la decisió de “recuperar” el seu pis, ho va fer entrant amb la mateixa clau que havien fet servir sempre perquè ningú s’havia molestat encara a canviar el pany. Després d’un temps prudencial, tal com recomana el manual que ha confeccionat la PAH per a aquest tipus de recuperacions de pisos, va fer públic que havien tornat a la casa on ja fa unes setmanes que viu, de nou, amb la dona i els seus tres fills.

El dolor d’acomiadar-se del pis

“El pis estava igual, però totalment buit de vida”, recorda la Cecília, que encara s’emociona en recordar el dia que van haver d’abandonar-lo. “T’arrenquen de casa teva i és com si t’ho prenguessin tot, i explicar això als nens és realment molt complicat, molt dur”. Un dany que el Javier remarca que “no és només material”: la sagnia de desnonaments dels últims anys està donant lloc a una “generació de joves que no entenen per què els han fet fora de casa seva i que necessitaran seguir un tractaments psicològic”.

Els seus dos fills grans, que ara tenen 17 i 15 anys, quan treien les últimes caixes del pis, estaven convençuts que no havien de marxar-ne tan fàcilment. “Deien que si ens volien fora, que ens vinguessin a treure, que no marxéssim voluntàriament”, recorda el Javier, que l’últim dia va demanar als tres fills -ja amb la ira inicial en una fase més relaxada- que pugessin amb ell a acomiadar-se de la casa. La petita, que ara té 11 anys, va anar fent fotografies dels diferents racons per tenir-un record. I, després, tots ells van marxar a un pis de lloguer que van aconseguir després de molts problemes perquè ja duien a sobre l’etiqueta de morosos. Havien demanat al banc un mes de marge per poder fer el trasllat al nou pis però, finalment, no se’ls va concedir tant de temps i el desnonament els va agafar per sorpresa. “Estava sol a casa i vaig tenir un atac -explica el Javier, que ha patit dues angines de pit-, em van dir que agafés quatre coses i marxés”. Ell, el 2008, es va quedar sense feina i ara cobra una prestació per tenir reconeguda una discapacitat.

No amaga la seva part de culpa en tot aquest procés: “Quan vam decidir comprar la casa -un àtic de 125 metres quadrats- em guanyava bé la vida i, en aquests moments, no penses que les coses poden canviar”. Per la hipoteca que tenien amb el BBVA van arribar a pagar quotes de 1.700 euros i a la pèrdua de feina del Javier s’hi va sumar la retallada de sou a la seva dona, que és interina de la Generalitat i que ja té, a més, embargat part del sou per altres deutes. “Et fan sentir com un criminal per no poder pagar”, denuncia, i recorda com a “insuportable” la pressió que els feia el banc perquè paguessin el que devien de la hipoteca. “Trucaven contínuament, ens demanaven que féssim el que calgués per pagar, però no podem deixar d’alimentar els fills”, resumeix la Cecília. I el Javier afegeix que trigarien “tres vides” a pagar el deute que els ha quedat.

El desnonament, com passa sovint, va afectar el seu matrimoni i van passar uns mesos separats. S’ho retreien tot l’un a l’altre. Ara tot això ha quedat enrere i estan convençuts del que fan al costat de la PAH com una “mesura de pressió”, també, perquè els bancs negociïn lloguers socials. “Som una mica com el Robin Hood del segle XXI”, diu amb un somriure la Cecília.


Deixa un comentari

La dación en pago que ha movilizado a toda España

José Antonio, a la imagen el único que no lleva la careta. La PAH ha ocupado varias veces las oficinas del Banco Popular para exigir que le concedan la dación en pago.

José Antonio, a la imagen el único que no lleva la careta. La PAH ha ocupado varias veces las oficinas del Banco Popular para exigir que le concedan la dación en pago.

EL DIARIO

Decenas de plataformas de afectados por la hipoteca de todo el Estado se han encerrado en sucursales del Banco Popular para pedir la dación en pago para un vecino de Sant Boi de Llobregat (Barcelona)

El caso de José Antonio Gómez, en paro desde hace cuatro años y afectado por una hipoteca multidivisas, moviliza a los activistas de las PAH catalanas desde hace meses para buscarle una solución

Pagar 100.000 euros, perder dos casas y aún deber 120.000 euros. Es lo que le está a punto de pasar a José Antonio Gómez, un vecino de Sant Boi de Llobregat (Barcelona), que lleva cuatro años en el paro, si no consigue la dación en pago. El Banco Popular, que le vendió una hipoteca multidivisas, se niega a otorgarsela y así dar la deuda por saldada. La modalidad de crédito multidivisas hizo aumentar el precio de la hipoteca de José Antonio de 390.000 a 590.000, una cantidad que no puede pagar, ya que no tiene ingresos, y que tampoco cubrirá con la apropiación por parte del banco del piso en cuestión y de otro que tenía en propiedad.

Para conseguir la dación, las PAH catalanas se han movilizado en los últimos meses varias veces ocupando sucursales y negociando con interlocutores de la entidad. Pero vista la falta de acuerdo, y después que los Mossos d’Esquadra les desalojaran hace dos semanas de una sucursal del banco en Barcelona, esta vez la respuesta ha sido a nivel estatal. Decenas de plataformas de toda España, desde Cáceres a La Rioja, desde Burjassot a Lanzarote, desde Málaga a Navarra, han ocupado sedes del Banco Popular en todo el Estado. La acción coordinada y masiva de todas lasplataformas ha servido además para denunciar “la estafa de las multidivisas”, unas hipotecas consideradas productos tóxicos en distintas sentencias, según la PAH.

Todo empezó hace unos años, cuando José Antonio compró un apartamento con su pareja de entonces. Ya era propietario de un piso más pequeño –que terminó de pagar en 2007– y que trató, sin éxito, de vender. “Pero en el Banco Popular me dijeron que no me preocupara y me financiaron la totalidad del nuevo piso”, explica. Trabajaba en una empresa del sector del metal y tenía ingresos fijos. Las cosas se complicaron cuando fue despedido hace cuatro años junto con el resto de sus compañeros. Tiempo después, se separó de su mujer. Y, cuando se quedó sin paro, ya no podía pagar las cuotas que habían pasado de 1.300 a 2.300 euros mensuales. Peor para José Antonio: su primer piso sirvió de garantía para el crédito. Y el implacable mecanismo hipotecario le amenaza ahora con la pérdida de los dos pisos, sin que sea suficiente para saldar la deuda.

“El Banco Popular me engañó”, asegura. “Yo era consciente que las cuotas podían variar pero no me dijeron que me podía quedar sin casa y con una deuda enorme”, dice. “De haberlo sabido, nunca hubiera firmado la hipoteca”.

Activo en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca desde hace un año y medio, reclama sin cesar una solución para su caso. Desde hace un mes y medio, protesta cada día frente a la oficina central del Banco Popular en el Paseo de Gràcia de Barcelona para pedir la dación en pago. Y estuvo a punto de obtenerla. El pasado 11 de julio, decenas de activistas de la PAH ocuparon una oficina del Banco Popular en la Rambla de Barcelona. El responsable dijo que accedía a la petición de José Antonio pero le dijo que fuera a firmar el documento en el Colegio de Abogados. “Fue un burdo engaño para que saliéramos de ahí”, asegura. Como consequencia, los activistas decidieron permanecer, hasta que los Mossos vinieron a desalojarlos.

A pesar de la posición inflexible del banco, José Antonio tiene una ventaja: el apoyo de miles de activistas en todo el estado. La acción de este viernes, coordinada con una veintena de ciudades, es un ejemplo de ello. En la oficina de la calle Urgell de Barcelona se han concentrado personas de los alrededores de la ciudad. Avelina Poyatos, activista de la PAH en Vilafranca del Penedès, ha venido con su madre. “Hemos traído todo: la mochila, con cargadores, la comida, el saco de dormir…”, explica con entusiasmo. Y no es la única. Los activistas están dispuestos a ocupar la oficina hasta que la policía los desaloje. 300 personas luchando para resolver el caso de una persona. “Es algo muy grande, reconoce José Antonio, “es increíble porque hay gente fantástica que lo dan todo por ti”.